Una aplicación web es un programa de aplicación que se almacena en un servidor remoto y se entrega a través de internet por medio de una interfaz de navegador.

Millones de empresas utilizan internet como un canal de comunicación rentable. Esto les permite intercambiar información con su mercado objetivo y realizar transacciones rápidas y seguras.

Sin embargo, el compromiso efectivo sólo es posible cuando la empresa es capaz de capturar y almacenar todos los datos necesarios, tener un medio de procesar esta información y presentar los resultados al usuario.


¿Cómo funcionan las aplicaciones web?


Las aplicaciones Web suelen estar codificadas en un lenguaje compatible con el navegador, como JavaScript y HTML, ya que estos idiomas dependen del navegador para hacer que el programa sea ejecutable.

Algunas de las aplicaciones son dinámicas y requieren procesamiento al lado del servidor. Otros son completamente estáticos sin procesamiento requerido por parte de este.

Estas aplicaciones requieren un servidor web para gestionar las solicitudes del cliente, un servidor de aplicaciones para realizar las tareas solicitadas y en algunos casos, una base de datos para almacenar la información. La tecnología del servidor de aplicaciones abarca desde Java, Python, Ruby, hasta PHP y JSP.


Beneficios de una aplicación web

 

  • Las aplicaciones web se ejecutan en múltiples plataformas, independientemente del sistema operativo o dispositivo, siempre y cuando el navegador sea compatible.
  • Todos los usuarios acceden a la misma versión, eliminando cualquier problema de compatibilidad.
  • No están instaladas en el disco duro y no se verán afectadas por las limitaciones de espacio y almacenamiento del dispositivo.
  • Reducen los costos tanto para el negocio como para el usuario final, ya que requiere menos soporte y mantenimiento.

Al usar aplicaciones web se incluyen formularios en línea, carritos de compras, procesadores de texto, hojas de cálculo, edición de vídeo y fotos, conversión de archivos, escaneo de archivos y programas de correo electrónico como Gmail, Yahoo, etc. Por ejemplo entre las aplicaciones más populares están Google Apps y Microsoft 365.

A medida que las empresas pasan de los modelos tradicionales a los modelos basados ​​en la nube y la red, se ha llevado a la adopción generalizada de aplicaciones web.

Este tipo de aplicaciones permiten al sector comercial agilizar sus operaciones, aumentando la eficiencia y reduciendo los costos.