El cambio de los patrones climáticos y la disponibilidad de agua está alterando la productividad en ciertas regiones agrícolas. El aumento del consumo impulsa la creciente demanda de producción agrícola. Los agricultores de todo el mundo están cumpliendo con este desafío, pero deben hacerlo de una manera que no perjudiquen irreparablemente los recursos del planeta, aumentando la producción y conservando los recursos naturales. Los investigadores y los empresarios están trabajando para intensificar de manera sostenible la agricultura, utilizando herramientas de genética vegetal, química, de agronomía y de maquinaria. Sin embargo, hoy también existe una nueva herramienta, la Inteligencia Artificial (IA).

El surgimiento de la Inteligencia artificial (IA)

La adopción de equipos de plantación de alta velocidad a tasa variable está proporcionando información exacta y los monitores de rendimiento están proporcionando información granular sobre la producción en la cosecha. Esta información es fundamental para la creación de algoritmos predictivos.

Los agricultores están utilizando sensores y muestreo del suelo para recopilar datos sobre la humedad del suelo y los niveles de nutrientes en sus campos.

Existe una variedad de sistemas de gestión de información, que facilitan la introducción de datos operativos y financieros.

Los agricultores hoy en día tienen acceso a herramientas de software para ayudar en el campo de exploración. Desde aplicaciones móviles hasta vehículos aéreos no tripulados, estas herramientas recogen datos que pueden usarse para evaluar la salud de los cultivos y monitorear las condiciones de plagas y enfermedades durante la temporada.

Con esta transición, los datos se están volviendo más ricos y robustos. La disponibilidad de estos datos está preparando el camino para desarrollar e implementar la IA en la agricultura.

Las aplicaciones de la IA hoy en día están impulsadas principalmente por el sector tecnológico, con casos de uso que van desde la seguridad de la información mejorada a la colocación de anuncios para móviles, hasta vehículos autónomos. Pero la necesidad de optimizar los recursos en la agricultura abre la puerta para la definición y aplicación de nuevas estrategias que se podrán implementar a la IA.

Las aplicaciones de IA requieren grandes cantidades de datos para entrenar adecuadamente los algoritmos. En la agricultura, si bien hay una cantidad significativa de datos espaciales, gran parte de los datos sólo están disponibles una vez al año durante la temporada de crecimiento. Por lo tanto, pueden pasar años antes de que se recopile un conjunto de datos temporales estadísticamente significativos. A menudo, los datos recolectados en los campos necesitan un extenso proceso previo (limpieza) antes de que pueda ser usado de manera confiable como entrada a los algoritmos IA. Este proceso es arduo pero los investigadores buscan optimizarlo para el beneficio de la producción en la agricultura y la sostenibilidad del planeta.

It Process es una empresa que está a la vanguardia de las nuevas tecnologías y cuenta con un equipo calificado de investigadores, capaz de adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y ofrecer las mejores soluciones a nuestros clientes. Visítanos en http://itprocess.cloud/.