¿Cuál es la diferencia entre un producto digital que es amado en lugar de simplemente tolerado? La respuesta es compromiso emocional. Los mejores productos en nuestras vidas se conectan con nosotros. Aplaudimos su conveniencia, nos maravillamos de su utilidad, celebramos su ingenio y les contamos a nuestros amigos sobre ellos.

En la realidad actual, la inteligencia emocional, la capacidad de identificar y administrar sus propias emociones y las emociones de los demás, es la clave para atraer a su público y es una cualidad cada vez más necesaria para los profesionales de TI. Cuando los equipos de TI se centran en mejorar la inteligencia emocional, pueden diseñar mejores plataformas y productos que generen lealtad del usuario y aumenten la adopción.

Cumpliendo requerimientos pero fallando los objetivos

Los equipos de TI más exitosos no solo entienden los requisitos sino también el contexto y los deseos no expresados ​​de sus clientes.

Desafortunadamente, el proceso de desarrollo típico se ve así:

  • Paso 1: el usuario describe sus necesidades.
  • Paso 2: IT implementa estos requisitos.

El inconveniente consiste en que en la mayoría de los casos, el equipo de TI no comprende las actividades que vienen antes y después de los requerimientos que se reciben. Se comprende lo que necesita el usuario pero no el contexto que lo rodea.

Cuando el producto finaliza, el equipo de TI lo entrega a los usuarios y archiva el proyecto como completo. Sin embargo, el equipo de TI no puede pintar una imagen del futuro y no puede decirle al usuario exactamente cómo hacer uso del nuevo producto. En cambio, el proceso de desarrollo tradicional deja la carga de esas actividades al cliente.

Aquí hay un ejemplo: imagine escuchar un anuncio sobre una nueva herramienta de informes. Su imaginación se dispara de inmediato con todas las formas en que esta plataforma hará su vida más fácil. De repente, un mundo de datos está al alcance de la mano, y las posibilidades parecen infinitas. Pero ahora estás buscando hacer una consulta específica. Ahí es cuando la realidad se establece y sus sueños de productividad comienzan a desplomarse. ¿Cuál es la respuesta del equipo de implementación? “Todos los informes que se solicitaron están presentes en la plataforma”.

Si bien este escenario particular puede ser ligeramente exagerado, aún subraya el problema. ¿El equipo cumplió técnicamente con los requisitos? Sí. Todos los datos e informes que se solicitaron están presentes. ¿Es útil? ¿Puede un nuevo usuario mirarlo e intuir cómo encontrar lo que necesita? En realidad, no, y esto deja a los usuarios tener que determinar sus propias formas de usar el producto. Si la herramienta cumple técnicamente los requisitos del usuario se convierte en un punto discutible porque, sin la adopción del usuario, su utilidad y potencial permanecerán sin explotar.

Diseño centrado en la persona

Pero, ¿qué pasaría si la TI trasladara la carga del usuario al equipo que diseña la solución y creara una interfaz y características que tengan sentido para su público? Una forma de hacerlo es adoptar un enfoque centrado la persona para el diseño del producto. Ser consciente y empático con respecto a otras perspectivas es fundamental al desarrollar plataformas y herramientas para satisfacer las necesidades de los usuarios.

Cuando los equipos de desarrollo se centran por igual en la funcionalidad y la usabilidad, pueden generar herramientas contextualmente relevantes que sean intuitivas para su audiencia. Los departamentos de TI deben considerar la aplicación de estrategias tradicionales de lanzamiento al mercado, como la creación de prototipos, el aprendizaje por observación y la provisión de un mecanismo de retroalimentación fácil de usar para el consumidor final.

La experiencia técnica está en juego ahora. El verdadero diferenciador entre los profesionales de TI es la curiosidad genuina y la capacidad de conectarse con los demás. Estas personas hacen preguntas, sí, pero lo más importante es que se interesan por las respuestas.

Identificar equipos de TI emocionalmente inteligentes

¿Cómo se distinguen los equipos de TI emocionalmente inteligentes? Exploran, forjan relaciones en toda la organización y, en el proceso, cambian la percepción de todo su equipo. No solo escuchan las respuestas que las personas brindan, sino que también se entusiasman con sus ideas.

Con un equipo de TI emocionalmente inteligente, ningún proyecto o idea está fuera de los límites. Con una comprensión más profunda de los problemas, los miembros del equipo pueden trabajar con determinación para desarrollar soluciones y productos que los usuarios ni siquiera sabían que necesitaban. Se convertirán en el equipo que buscas cuando tienes una idea nueva o incluso un atisbo de una idea. motivarán, entusiasmarán y encontrarán la manera de hacerlo realidad.

En esencia, IT es una disciplina creativa. Ahora más que nunca, los equipos de tecnología necesitan exploradores, soñadores, científicos locos y personas que puedan adaptarse continuamente a su entorno. Las tecnologías irán y vendrán, junto con sus habilidades correspondientes. Sin embargo, la empatía, la curiosidad y la creatividad serán la diferencia entre la próxima generación de equipos de TI.