En la actualidad son muchas las empresas o negocios que no tienen claro cuál es su buyer persona y muchas de ellas aún desconocen el término en sí.

El buyer persona y el tráfico cualificado

 

El término “Buyer Persona” es la representación semi-ficticia de nuestro consumidor final o cliente potencial. El buyer persona se construye a partir su información demográfica, comportamiento, necesidades, interés  y motivaciones.

De cierto modo es ponernos en los zapatos de nuestro público objetivo para entender qué necesitan de nosotros y de este modo saber cómo cumplir con dicho propósito.

La mayoría de las estrategias comerciales de la empresas se basan en vender más muchas de estas empresas no saben cuales son las características de sus compradores.

Las empresas en general realizan acciones de marketing muy diversas y para diferentes públicos.

Por este mismo motivo, todos los esfuerzos en atraer tráfico a las plataformas digitales no dan los resultados esperados. De ahí nace la necesidad de realizar un reenfoque estratégico a todos los niveles.

Para ello, hay que empezar estableciendo unos cimientos sólidos; definir el perfil de nuestro buyer persona.

El buyer persona, conocido también como customer persona, es el perfil del público objetivo o cliente ideal que se conforma por diferentes características desarrolladas en una ficha o documento explicativo.

En otras palabras, se trata del modelo de usuario que representa el perfil del cliente potencial, ese al que debes atraer sí o sí hacia tus mensajes promocionales a través de diferentes acciones de marketing.

Por lo tanto, podríamos decir que su concepto está directamente relacionado con el tráfico cualificado, o aquel que quieres atraer hacia tu web.

¿Cómo puedes definir tu propio buyer persona?

 

  • Define qué parámetros necesitas analizar.

Parámetros que estén relacionados directa o indirectamente con tu negocio. Por ejemplo, los estudios, el puesto de trabajo, la situación sentimental o los datos demográficos.

  • Analiza tus clientes y anota todos esos parámetros que has definido previamente en un documento o plantilla. Puedes sacar los datos de las fichas de cliente que tengas, de Google Analytics, de encuestas o de cualquier otro archivo que tengas.
  • Identifica los patrones.

Una vez que veas qué datos se repiten con más frecuencia, podrás empezar a establecer el patrón de tus clientes.

  • Rellena la ficha final.

Con esos patrones establecidos. podrás empezar a responder preguntas como quién, qué, por qué o cómo.

En relación a esta ficha, hay que plantearse qué es el tráfico cualificado y cómo alcanzarlo. Este tráfico es aquel que lleva visitas a tu web y redes sociales que son susceptibles de convertirse en un lead o en un cliente.

Si ya tienes tu buyer persona y quieres realizar una estrategia de marketing digital acorde a tu negocio o empresa, te recomendamos nuestro articulo Las mejores tendencias de marketing Digital 2017-2018