Big Data es una tendencia en el avance tecnológico que abre las puertas a un nuevo enfoque de entendimiento y toma de decisiones. El Big Data es utilizada para describir y analizar enormes cantidades de datos (estructurados, no estructurados y semi-estructurados), esta gran cantidad de datos tomaría demasiado tiempo y sería muy costoso analizarlos en una base de datos convencional.

Este término ha existido desde hace mucho tiempo, pero todavía hay confusión acerca de lo que realmente es. El concepto sigue evolucionando y en continuo cambio, ya que sigue siendo la fuerza que impulsa las tendencias de la transformación digital, incluyendo la inteligencia artificial, la ciencia de datos e Internet de las cosas.

La cantidad de datos generados por las máquinas están creciendo y acumulandose rápidamente. Los datos se generan y se comparten cuando nuestros dispositivos domésticos “inteligentes” se comunican entre sí o con sus servidores domésticos, las maquinarias industriales en plantas y fábricas en todo el mundo están equipadas con sensores para recopilar información y transmitir datos.

¿Qué se puede hacer con Big Data?

En este momento, los proyectos de big data nos brindan un gran apoyo  a:

La medicina controlada por datos comprende el análisis de un gran número de registros médicos en los cuales se pueden encontrar patrones que permita detectar una enfermedad en sus inicios y desarrollar nuevos medicamentos.

La agricultura está siendo revolucionada para maximizar los rendimientos de los cultivos, reducir al mínimo la cantidad de contaminantes liberados en el ecosistema y optimizar el uso de máquinas y equipos.

La NASA analiza millones de datos y los utiliza para modelar cualquier eventualidad en sus vehículos sobre la superficie de las misiones a Marte y los planes futuros.

Los datos sensores pueden ser analizados para predecir terremotos, determinar donde será probable que ocurra el próximo desastre. También la tecnología Big Data se utiliza para vigilar y preservar el flujo de refugiados de las zonas de guerra de todo el mundo.

Las fuerzas policiales están adoptando cada vez más las estrategias basadas en datos ​​de su propia inteligencia y conjuntos de datos públicos con el fin de utilizar los recursos de manera más eficiente y actuar como un elemento disuasorio donde se necesite.

Los datos están cambiando nuestro mundo y la forma en que vivimos a un ritmo sin precedentes. Si el Big Data es capaz de todo esto hoy  imaginemos de lo que será capaz más adelante. La cantidad de datos disponibles sólo aumentará, y la tecnología analítica se hará más avanzada.

Para las empresas, la capacidad de aprovechar el Big Data va a ser cada vez más crítica en los próximos años. Aquellas compañías que ven los datos como un activo estratégico son los que sobrevivirán y prosperarán; aquellos que ignoran esta revolución corren el riesgo de quedarse atrás.