Existe una gran idea errónea de que el comercio electrónico es fácil.

Algunas personas saltan al ruedo pensando que el proceso solo es cuestión publicar algunos productos para vender, pero eso está lejos de la verdad. Cuando se trata de construir un negocio en línea (de cualquier tipo), se requiere un conjunto de habilidades para tener éxito.

Podrías ser el diseñador de productos más brillante en todo el mundo. Pero si no comprende los entresijos de operar un negocio efectivo en línea este nunca despegará. Nadie va a saber de ti. Los clientes no se convertirán. Y lo peor de todo, no tendrás idea de qué funciona y qué no, porque no estás rastreando las variables correctas.

Para tener éxito en el comercio digital debes de hacer la tarea, independientemente de cuánto tiempo has estado en una industria o mercado, nunca debes dejar de aprender. Es crucial que prestes mucha atención a lo que ha funcionado para los demás y lo que no, de esta forma evitarás las mismas dificultades que otros han sufrido.

Estos son 5 errores tanto de vendedores como de fabricantes hacen regularmente:

1. No invertir en su marca y experiencia en línea

Ya sea que esté vendiendo a través de un sitio personalizado o una plataforma como Amazon, debe recordar que las personas juzgan los libros por sus portadas.

Si busca impulsar las ventas a través de una empresa o un sitio personal, en el comercio electrónico se trata de estimular visualmente a sus clientes y permitirles ver lo que están a punto de comprar antes de que lo compren.

Es normal ver marcas e individuos gastar una gran cantidad de dinero en productos de marketing que se fotografían mal o que tienen una marca mediocre.

La marca es todo. De hecho, la mayoría de los productos están hechos de calidades similares. La diferencia está en el aspecto y la marca.

2. No entregan los mensajes correctos, a la hora correcta

Al final del día, eres un vendedor. Ya sea que esté fabricando los productos o esté comprando al por mayor, su negocio depende de llegar a los personas y convertirlos en clientes.

Para hacer eso, tienes que hablar con tus clientes en el lugar correcto, en el momento adecuado, con mensajes que resuenan con ellos. Esta es una parte de la ecuación que las personas suponen que pueden hacer, y deciden no invertir en una agencia de marketing o redactor para garantizar la calidad de sus mensajes.

Lo que sucede, entonces, es que se termina luchando por hablar el idioma de tus clientes, o peor aún, no te escuchan en absoluto. Esto sucede porque se omite el componente de investigación inicial y si por ejemplo se está utilizando una plataforma como Twitter y los clientes se encuentran en Facebook o está invirtiendo dinero en anuncios de Google cuando estaría mucho mejor invirtiendo en influenciadores de redes sociales, etc.

Hay una razón por la que hay personas que se especializan en estas estrategias de marketing. Por lo tanto, si no va a pagar para que alguien más haga el trabajo pesado por usted, entonces debe tomarse el tiempo para comprender realmente quién es su cliente, dónde existen y los elementos a los que son más receptivos.

3. No medir lo que funciona y lo que no funciona

Es increíble ver cuántas personas operan empresas de comercio electrónico sin entender cómo medir su propio éxito. O peor aún, simplemente no miden nada en absoluto.

Cuando se habla de “medir”, no es simplemente actualizar tu página de ventas para ver cuánto dinero ganaste ese día. Se refiere en vigilar qué tácticas de marketing están impulsando las ventas y cuáles las están afectando. Se refiere a poder ver los datos de los clientes y clarificar quién es realmente su cliente objetivo.

Adicionalmente Algunas de las variables que se deben medir son:

  • Número de transacciones por período de tiempo
  • Valor promedio por transacción
  • Cantidad de visitantes únicos
  • Costo de adquisición de cliente
  • Porcentaje de visitantes que se convierten en clientes
  • Tasa de rebote, visitantes que ingresaron y solo estuvieron un corto tiempo
  • Volumen de búsquedas

Puede consultar este eBook de Analytics de comercio electrónico. Le dará una buena idea de lo que debe medir y por qué.

4. No permitir que alguien más haga el trabajo pesado

Muchas empresas de comercio electrónico comenzaron en un garaje. Pero ahí no es donde deberían quedarse.

Este problema generalmente proviene de alguien que no quiere renunciar al control nunca delegan el control de inventarios y de logística. Pero a futuro ¿cuál es la estrategia?¿Apila cajas de productos en casa por siempre?

Para ampliar su negocio de comercio electrónico, realmente necesita utilizar recursos de dropshipping. Esto significa que alguien tiene que retener y enviar su inventario, para que pueda concentrarse en impulsar las ventas. De hecho, dropshipping es un componente tan importante para eCommerce que hay empresas enteras dedicadas solo a manejar ese aspecto de la operación.

5. Escalar en territorios desconocidos

Este podría ser el peor error de todos.

El hecho de que tenga el flujo de efectivo o la oportunidad de mudarse a un mercado diferente no significa necesariamente que deba hacerlo. Demasiadas personas ven el éxito en un nicho o mercado y asumen automáticamente que se replicará en otro lugar.

A menos que realmente se entienda el terreno en el que se está entrando, rara vez termina bien.

El éxito no es un buen indicador de dónde moverse a continuación. Es un buen validador para saber dónde estás, claro, pero es un conocimiento sólido que debería guiar tus decisiones hacia adelante. En lugar de tratar de saltar a categorías y mercados populares o en tendencia, considere cómo puede escalar su negocio de manera que se mantenga fiel a lo que realmente es bueno. Por ejemplo: si está en el negocio de vender bolígrafos, no haga de su próximo producto una pulsera. Hazlo una mochila o un diario.

Considere lo que puede hacer a continuación que generará el éxito e impulso de lo que ya tiene.